Montevideo de Paseo


La Feria de Tristán Narvaja.

Llegó a ser el paseo de domingo preferido de muchos montevideanos, un referente de nuestra historia e idiosincrasia.


Quizás tu abuelo o tu padre se encontraban entre aquellos que el domingo se despertaban temprano para estar en la feria en las primeras horas del día, mientras en la casa se preparaba un almuerzo tarde de domingo.

 

La feria ha cambiado, ya no encontrás  jaulas con gallinas y conejos pero de alguna forma se ha hecho más grande, extendiéndose por calles laterales.

 

Es posible concurrir en cualquier época del año pero el otoño y la primavera tienen días especiales con el sol justo y temperaturas ideales para caminar cómodamente.

 

Por estos días la feria de Tristán Narvaja se ha convertido en uno de los atractivos turísticos de Montevideo, al caminar entre la gente escuchas, sin esperarlo, toda clase de idioma; estos turistas encuentran el paseo agradable e interesante, como verdaderamente lo es.

 

Por estos tiempos parece que pocos se levantan temprano los domingos, la hora cuando la gente comienza a llegar a la feria es cerca de las 11 de la mañana.

 

La feria sigue siendo ese inmenso lugar para recorrer y sorprenderse,  hay muchos puestos con artículos chinos baratos y mercadería que poco tiene que ver con el antiguo espíritu de esta feria, lo que es una pena, pero se puede ignorar y visitar los puestos más interesantes.

 

La feria se extiende por la calle Tristán Narvaja desde la Avenida principal 18 de Julio hasta la calle Miguelete, funcionando desde el año 1909 en forma ininterrumpida, en el mismo sitio cuando la calle Tristán Narvaja  era llamada Yaro.

 

Comenzó como una feria alimenticia con la venta de frutas y verduras pero rápidamente se diversificó y extendió, hasta convertirse en uno de los paseos más característicos de la capital.

 

Las antigüedades y objetos de lo que fue la vida diaria montevideana están presentes, piezas de loza, todavía algunos primus, lámparas antiguas, ropas de otras épocas, postales y fotos que dan para preguntarse ¿quiénes fueron estas personas, que su historia retratada aparece ahora en una feria?

 

Por otro lado, las mesas y mesas de libros y revistas y discos de vinilo que han vuelto a ser moda,  son lugares donde los que realmente gustan pueden llegar a pasar horas solo en esta parte de la feria.

 

La calle Tristán Narvaja tiene también varias tiendas de antigüedades y librerías interesantes, en una casa de Antigüedades podes encontrar una lámpara Chandelier bellísima e impecable por $1,500 dólares, por otro lado en las librerías te llegan a encontrar el libro mas imposible que estés buscando.

 

La feria compite hoy con sitios en Internet, pero el caminar entre la gente, el sentir esos  ruidos  especiales que tienen las ferias, el dejarse envolver por la experiencia de estar ahí no es posible lograrlo online.

 

La feria es también un lugar práctico, muchos vecinos van a ser sus compras de mercado de domingo, frutas, verduras, huevos, quesos, pastas y mucho más son parte las ofertas dominguera.

 

Los feriantes llegan temprano para que la feria este funcionando a partir de las 7 de la mañana, oficialmente cerrando los puestos a las 4 de la tarde.

 

Para comer, hay alrededor lugares interesantes, hay uruguayos que llevan el mate, pero también al  paso podés comer un rico chorizo al pan con un refresco.

 

Un paseo para hurgar, comprar y disfrutar.

 


°F°C
Error! Unable to Find Specified Location!

Cotizaciones

$31.45

$21.00

$40.00

$35.10

$8.00

$0.65